Ir al contenido principal

CAB 56

Almacén automático para materiales de construcción y madera

Inauguró un almacén con tecnología avanzada

La CAB 56, una de las mayores cooperativas de compra para el oficio de la construcción en Francia, puso en funcionamiento su nuevo almacén automático. Como contratista general la empresa OHRA se encargó de realizar los sistemas de estanterías, de implementar el sistema de gestión del almacén (WMS, sigla en inglés) y de integrar los transelevadores.

Con el nuevo almacén cubierto de 4.500 m² en el municipio de Plescop en la Bretaña, la cooperativa pudo ampliar considerablemente la capacidad de almacenamiento para productos largos, tableros de virutas, laminados y mercancías en palés. Además de un sistema de estanterías altas de OHRA y sistemas de transporte de Hamon, bien como transelevadores adaptados para curvas de Koettgen, el proyecto comprende también un sistema de gestión de almacén de Innolog que trabaja en red con el software de la empresa CAB 56, en el que están integrados todos los procesos de almacenamiento, picking y envío cursados en una superficie de 20.000 metros cuadrados.

El equipo del proyecto formado por CAB56, Axisbois Consultants y OHRA dividió el proyecto completo en tres zonas específicas y pasos de implementación: La primera zona comprende la entrada y la salida de laminados, tableros de virutas y tableros MDF. El segundo sector incluye la entrada y salida automática de diferentes materiales de construcción, tales como perfiles de aluminio, ventanas, hojas de puertas o piezas de parquet. Por último la zona 3 comprende la integración de todos los otros sectores de almacenamiento sobre la superficie, en la que se incluye la incorporación del almacén exterior al sistema de gestión del almacén mediante código de barras y terminales de radio en todos los equipos transportadores.

La construcción del edificio de 20 metros de altura se inició en junio de 2011, la estructura principal con revestimiento para el suelo, revestimiento del edificio y techado se terminó a fines de 2012. El montaje de las estructuras de las estanterías de más de 900 toneladas se inició en enero de 2012 y se completó después de cuatro meses. En febrero de 2012 se instaló el primer transelevador y en abril se realizó la puesta en funcionamiento.

En la zona 1 un transelevador completamente automático se encarga de la entrada y salida de paquetes de tableros de virutas o piezas de laminados en palés de hasta 5,1 metros de largo y 5 toneladas de peso. Para ello el transelevador adaptado a curvas sirve a todos los tres pasillos de este sector del almacén. Las mercancías salen o para los encargos de los clientes o para los pedidos de fabricación de la sección de corte propia. Los transportadores de cadena y de rodillo recogen la mercancía del transelevador y la transportan hasta las respectivas estaciones de trabajo.

Dos transelevadores adaptados a curvas operan los ocho pasillos de la zona 2 y tienen una capacidad de carga de 4 toneladas pudiendo levantar mercancías de hasta 4,2 metros de largo hasta una altura de 12,5 metros. Los transelevadores pueden trabajar tanto de forma completamente automática, por ejemplo para reponer el stock durante la noche como semi-automáticamente según el principio “Hombre hacia la mercancía”. En el modo semi-automático el batch-picking manual se combina con la ventaja de la conducción automática de una posición del almacén a la otra. Con una velocidad máxima de 150 metros por minuto los transelevadores pueden alcanzar más de 50 ciclos de carga por hora.

En ambos sectores están instaladas estanterías cantiléver, una vez que ofrecen la forma más flexible de almacenamiento para las diferentes mercancías de CAB 56. Las estanterías tienen 14,5 metros de altura y 75 metros de largo con una carga máxima de todas las baldas en total de 19.200 kilogramos. La construcción de estanterías además soporta los carriles guía superiores para los transelevadores.

El último y tercer nivel del proyecto, la zona 3, comprendió la incorporación de todos los sectores de almacenamiento nuevos y ya existentes sobre toda la superficie al sistema de gestión de almacén, o sea, también del almacenamiento en el suelo en la parte exterior y los puestos de suministro. Para ello todas las carretillas elevadoras de horquilla se equiparon con terminales de datos móviles operadas por radio a través de las cuales los pickers reciben sus pedidos sin necesidad de papeles, ofreciendo también a la dirección del almacén una información mejorada en tiempo real sobre el rendimiento del almacén.

Según Philippe Mérian gerente de la empresa CAB 56

“En cuestión de tamaño y complejidad ésta es la primera instalación de este tipo en Francia y en nuestro sector de mercado. Muchas cooperativas asociadas con nosotros y comerciantes de madera amigos visitaron nuestras instalaciones para tener una idea de lo que realizamos junto con la empresa OHRA. Conseguimos aumentar nuestra capacidad de almacenamiento en casi 50 por ciento y al mismo tiempo evitar la desventaja de tener que construir un segundo almacén. Debo admitir que, aunque al inicio era un terreno nuevo para nosotros, teníamos confianza en la competencia especializada de nuestro aliado de tantos años que ya instaló varios sistemas similares en otros países. Nuestra visión era tener el control completo de todos los procesos de distribución, reducir errores y daños de las mercancías durante el almacenamiento y la manipulación, bien como minimizar los procesos manuales de handling, para no perjudicar la calidad de los productos y disminuir pérdidas debidas a daños. Pudimos realizar esto. En el primer mes después de la 1a. fase la productividad se duplicó en nuestro taller de muebles, donde fabricamos componentes de madera para nuestros clientes como subcontratistas. Hoy en día los daños en las mercancías son casi nulos, los estados de enfermedad son mucho menores gracias al handling manual reducido y ya no ocurren errores de picking. Tenemos un control de stock permanente, los errores de stock ya no son aplicables. Claro que inicialmente subestimamos el volumen del proceso para nuestra empresa y nuestros colaboradores pero experimentamos un cambio enorme y tomamos la decisión correcta, especialmente pensando en la situación coyuntural."

Sobre CAB 56

Bajo el techo de la cooperativa de compra CAB 56 se reúnen alrededor de 350 empresas de los sectores de techumbre, carpintería de interiores, carpintería, ebanistería y construcción de madera, bien como pequeñas empresas de construcción. La cooperativa no se encarga sólo de la compra de materiales para la construcción y su envío a los artesanos sino también de trabajos de servicio, como cortes, elaboración de metales y secado de madera. Con 81 colaboradores en 2010 la cooperativa produjo un volumen de negocio de 34 millones de Euros. Con ello la empresa CAB 56 es, en cuestión de volumen de negocio, el segundo mayor miembro de la Asociación Francesa de Cooperativas de Compra para el Oficio de la Construcción (ORCAB). En 2013 la cooperativa celebró su 15º aniversario.


Galería de proyectos