Ir al contenido principal

Desbox

ESTANTERÍAS OHRA PARA EL ALMACENAMIENTO DE COCHES EN 5 NIVELES DE CARGA

OHRA fabrica instalaciones de almacenamiento de vehículos habitualmente en 3 y 4 alturas, y recientemente ha realizado su primera instalación en España con 5 niveles de carga.

Un paso más en la evolución imparable del proceso de reutilización y reciclado de VFU’s (Vehículos Fuera de Uso) después de los muchos pasos dados en los últimos años, consiste en la consideración del automóvil en el proceso de reciclado como un elemento individualizado, y único. Ya no buscamos en nuestra campa un vehículo de un determinado modelo, de más o menos tal antigüedad. Buscamos aquel vehículo exacto, que sabemos que tenemos en stock, que satisface las necesidades que nos plantea nuestro cliente externo o nuestro cliente interno.

Ha llegado el momento de que cada vehículo esté situado en un lugar físico perfectamente identificado y de acceso sencillo y rápido. El proceso de reutilización se realiza correctamente, cuando la instalación y protocolo que hemos diseñado, nos permite disponer, en cada momento, del elemento más adecuado para satisfacer la demanda.

Con el mismo criterio que al comprar un vehículo nuevo, o adquirir una pieza en el concesionario buscamos y exigimos la pieza exacta que deseamos, ha llegado el momento de que desde el CAT (Centros Autorizados de Tratamiento) ofrezcamos al cliente la pieza o elemento que más se adecúe a sus necesidades de todas las que disponemos, y no siguiendo el criterio que todavía se aplica en muchos casos de ofrecer aquella pieza o elemento que tenemos más a mano, debido a que la pieza idónea, de la que disponemos nos resulta inaccesible, por impedirlo otros vehículos almacenados.

En otros países de nuestro entorno, ya hace muchos años que se empezaron a utilizar estanterías para vehículos fabricadas por empresas especializadas, empresas que cumplen una normativa extensa y muy exigente. Este hecho se refleja en la placa de características, que exige la ley y que el fabricante fija en la propia estantería, donde quedan reflejados los datos técnicos de la instalación, así como los datos identificativos del fabricante. Estos datos están siempre a la vista, ante cualquier posible acto de inspección procedente de autoridades, compañías de seguros, etc. que también pueden acceder a la documentación que el fabricante facilita al CAT, donde se acredita una por una las normas DIN, BRG, etc. Que cumple la instalación.

El paso de dotarse de estanterías donde quedan perfectamente conservados e identificados los vehículos, unido a un sencillo método de registro, nos permite tener todos los vehículos accesibles, reduciendo por otra parte procesos recurrentes de traslado de los vehículos de un lado para otro, con objeto de poder acceder a otros vehículos almacenados, lo que genera importantes costos, a los que se puede dar la consideración de costos fijos, que se aferran al balance del desguace, lastrando de forma importante su eficiencia y competitividad.

Todavía hoy es práctica común en algunos CAT, asumir como inevitable una merma en el número o integridad de las piezas que entran en la instalación en perfectas condiciones, pero que a lo largo del tiempo que los vehículos permanecen en la campa van sufriendo agresiones o pérdidas, hasta quedar inutilizadas. Este fenómeno es muy habitual con piezas de chapa o accesorios externos del automovil, que por golpes o aplastamiento se pierden cada día.

Con una instalación de estanterías los vehículos permanecen en el lugar que se ha decidido para ellos, salvaguardando la integridad de sus componentes. Si en nuestra base de datos figura que disponemos de una puerta del modelo “A”, cuando la necesitemos, efectivamente dispondremos de dicha puerta en perfectas condiciones. Esto nos lo agradecerá, el medio ambiente, y nos permitirá cumplir con los objetivos que exige la legislación vigente relativa a porcentaje obligatorio de reciclaje y reutilización de VFU’s, además será muy positivo para la cuenta de resultados económicos de la empresa. Los directores de los CAT, ven como cada día tienen importantes pérdidas por deterioro o pérdida de piezas.

Las estanterías de última generación, tipo OHRA, que se están instalando en la actualidad, disponen, a petición del cliente, de brazos o ménsulas móviles, de forma que un golpe en ellos, que antiguamente suponía un accidente o al menos un deterioro de la instalación o del vehículo, hoy en día no producen daño alguno.

Este tipo de estanterías cumplen con la normativa europea: CTE, EUROCODIGOS 1991-1-3 y 1991-1-4 y de prevención de riesgos laborales.

Respecto a prevención de riesgos laborales, no hablamos de la mala práctica todavía extendida de amontonar unos vehículos encima de otros, lo que propicia entre otros, el riesgo de caída. Esto se evita con la instalación de estanterías, que nos permiten almacenar hasta cinco vehículos (más en algunos casos) utilizando la superficie de campa que ocuparía sólo uno de ellos.

En resumen, una instalación homologada de estanterías, facilita al CAT, trabajar con orden, con limpieza, con seguridad y eficiencia, reflejando esa imagen frente a clientes, ayuntamientos, comunidades autónomas, compañías de seguros, etc. que lo van a valorar en sus relaciones con nosotros.


Galería de proyectos